Negligencias Médicas Valencia

Las negligencias médicas las pagamos muy caras

Un estupendo artículo publicado en el blog de colaboradores del El Faro Digital.

Blog_Faro_Digital

Llegada cierta edad, a las mujeres nos recomiendan a través de campañas publicitarias del Ministerio de Sanidad, campañas autonómicas o bien por prescripción médica, hacernos revisiones ginecológicas anuales para la prevención de enfermedades graves. Son muchas las mujeres que siguen estos consejos. Yo fui a una de ellas y, con una mezcla de indignación y resignación, en base a mi propia experiencia, me siento obligada a denunciar que estas recomendaciones no sirven de nada si, como me consta nos ha ocurrido a muchas caballas, somos mal diagnosticadas, bien por los radiólogos,o bien por los ginecólogos.

Tras una revisión rutinaria, en abril de 2012 me detectan, mediante una ecografía de mama, una lesión sólida compatible con fibroadenoma, resultados que hago llegar personalmente al ginecólogo, en consulta privada, quien sin ningún otro tipo de prueba adicional y en cinco minutos afirma, evidentemente de palabra, por supuesto nada por escrito, que lo detectado no tiene ninguna importancia y que, palabras textuales, “canta la benignidad”. Insisto, sin hacer ninguna otra prueba adicional. Eso sí, previo pago de 120 euros. A 12 euros el minuto de su inapelable diagnóstico.

Atendida la rotundidad de la respuesta profesional, mi tranquilidad fue total. Pasados unos meses, y tras observar que la lesión se palpaba con facilidad y se podía observaba a simple vista, acudí a mi médico de Familia (doctor Francisco Marchante Melero, a quien hoy le doy públicamente las gracias), quien me remitió a la Unidad de Cirugía y se decidió extirparlo. A partir de aquí, y tras el resultado de anatomía patológica, empezó mi lucha contra el cáncer.

Todos los manuales, guías y recomendaciones sobre la necesidad de prevención precoz de esta enfermedad informan de la importancia –crucial– que juega la detección de la misma a tiempo. En mi caso perdí unos maravillosos meses desde mi visita a los profesionales médicos ya citados. ¿Dejadez? ¿Desidia? ¿Estrés o cansancio acumulado por el trabajo público y privado? ¿Falta de profesionalidad?. La respuesta no es lo importante, ya que cualquiera de ellas resultaría inadmisible.

Con este escrito, única oportunidad de denuncia efectiva mas allá del boca a boca, sólo espero y deseo que mi experiencia remueva conciencias a los profesionales del sector y que no sean ellos los que, unilateralmente, vicien los objetivos de estas campañas de prevención, tan bien intencionadas y pensadas, como estériles, si las pacientes no somos escuchadas.

Aprovecho esta carta para decir que el apoyo psicológico a pacientes con esta penosa enfermedad juega un papel muy importante, fundamental. Los tratamientos son muy agresivos y por propia experiencia sé que en la actualidad en la asistencia publica de Ceuta, a las personas que padecemos cáncer, se nos excluye de esta terapia por falta de profesionales y de tiempo para tratarnos, según me manifestó una de las psicólogas que atiende el servicio de salud mental en Ceuta.

No puedo terminar sin dar las gracias al personal del Hospital Universitario de Ceuta y en especial al servicio de Oncología y Hospital de Día, personal lleno de humanidad ante estos enfermos tan afectados. Y por supuesto, a mi familia, amigos y en especial a mis padres, que han hecho que todo esto sea más llevadero.

Logo_El_Faro_Digital

Fuente: Artículo publicado en www.elfarodigital.es el día 9 de junio de 2013

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies