Negligencias Médicas Valencia

¿Cómo repercute a los Pacientes pasar de la Gestión Privada Sanitaria a la Pública?

El ejemplo del Hospital de Alzira

alzira-647x231

Ya queda menos para el traspaso de poderes en el Hospital de la Ribera –previsto para abril del 2018-. En esa fecha pasará la gestión a ser íntegramente pública. Ribera Salud, (la empresa privada que lo gestiona actualmente), por su parte, ha anunciado unos beneficios de trece millones de euros el año pasado. Razón más que justificada para defender su modelo de gestión, multiplicando su presencia y logros en los medios de comunicación.

A medida que se acerca la fecha, se han comenzado a generar varias dudas; esa inquietud ha hecho cuestionarse la conveniencia de la reversión (volver a gestionar la Sanidad Pública lo que cedió a la empresa privada); incertidumbres sembradas por Ribera Salud y que la Consellería de Sanitat no ha puesto empeño en clarificar, haciendo crecer el recelo aún más.

¿Improvisación?

La reversión debe, o debería cumplir, como premisas, el mantenimiento de las condiciones laborales de todos los trabajadores y el mantenimiento de la cartera de servicios, pero lo máximo a lo que se ha comprometido Sanitat es a garantizar los puestos de trabajo, pero no quién los iba a ocupar. La falta de información sobre cómo va a realizarse el proceso de reversión nos da a entender que se ha actuado con ánimo político publicitario pero sin una trayectoria u hoja de ruta que defina y aclare la forma en que se va a realizar y sobre todo en qué afectará, tanto a los cerca de 2000 trabajadores como a los usuarios del Hospital.

Queda poco más de un año

La idea de la reversión, cuando surgió, estaba apoyada por la práctica totalidad del personal del Hospital y en estas fechas ya son muchos los que dudan de su futuro laboral e incluso de la conveniencia de la reversión.

La incertidumbre no beneficia al personal sanitario, más bien al contrario, le perjudica anímicamente y esa incertidumbre puede tener consecuencias negativas en los pacientes que atienden.

En efecto, queda poco más de un año, tiempo que aunque poco, es suficiente para poder preparar en colaboración con los Sindicatos y la Empresa la concreción de cómo será esa futura gestión pública, pues no nos olvidemos que lo que se persigue, el fín último, el fín único, es el de mejorar la calidad asistencial. El fín de esta medida es y debe ser siempre EL PACIENTE.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies