Negligencias Médicas Valencia

¿Quien toma las decisiones ante cualquier acto médico?

Este asunto tiene una gran importancia, porque se cree, se da por sentado que quien las debe tomar es el sacrosanto médico, al que, en numerosas ocasiones, le damos, de forma indebida, UN PODER REVERENCIAL, el omnímodo poder de que él tome las decisiones por nosotros, los pacientes. Craso error.

También se da por sentado de que el médico puede equivocarse y de hecho así sucede en ocasiones. Claro, es un ser humano, que no es infalible. Y damos al tema una normalidad.

Pero el INMENSO ERROR está en la Base. El UNICO, LA UNICA que debe tomar decisiones, una vez conseguida TODA LA INFORMACION NECESARIA, es el/la paciente. Simplemente porque es quien se está jugando la vida, quien conoce a la perfección sus síntomas, porque los está viviendo día a día, minuto a minuto y no puede ser DE NINGUN MODO que alguien, por mucho TÍTULO que tenga, SUPLANTE LA VOLUNTAD del único que tiene derecho a decidir por la Constitución y por Ley.

¿QUÉ ES LO QUE DICEN LOS TRIBUNALES?

Resulta indiscutible la importancia de la información que ha de suministrarse al paciente, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley 41/2002, de 14 de noviembre , básica reguladora de la autonomía del paciente y de derechos y obligaciones en materia de información y documentación clínica. Recuerda al respecto el Tribunal Constitucional en numerosas sentencias que la falta de información, por ausencia, o insuficiencia de la suministrada, supone una limitación del derecho del paciente de consentir o rechazar una actuación médica determinada, como derecho fundamental comprendido en el artículo 15 de la Constitución, como integrante del derecho a la integridad física y moral.

El Tribunal Supremo viene declarando que la vulneración de tal derecho constituye en sí misma o por si sola una infracción de la lex artis adhoc al lesionar el derecho del paciente a su autodeterminación al impedirle elegir con conocimiento, y de acuerdo con sus propios intereses y preferencias, entré las diversas opciones vitales que se le presentan.

Es decir, tanto el Tribunal Constitucional como el Tribunal Supremo consideran, como no podía ser de otro modo, SAGRADO el DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN DEL PACIENTE.

En definitiva: Ni médicos, ni familiares “amorosos” (que por supuesto aconsejan por el bien del paciente, PERO NO ESTAN SUFRIENDO EXACTAMENTE lo mismo que el paciente, sufren de otro modo). EL PACIENTE ES EL QUE TOMA LAS DECISIONES MEDICAS. Y PUNTO FINAL.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 2

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies