Negligencias Médicas Valencia

Mala praxis en un parto con graves lesiones en el neonato.

recien-nacidoUn Juzgado de Valencia ha condenado a una entidad aseguradora médica al pago de la cantidad de más de 900.000 € (incluyendo los intereses legales de la Ley del Contrato del Seguro) por una mala praxis en un parto con graves lesiones en el neonato.

Los hechos son los siguientes: Dª M.C.V. quedó embarazada en 2008. El 10 de diciembre, en la semana 36 de gestación, se produce la rotura espontánea de la bolsa amniótica e ingresa en un Hospital de Valencia dentro del cuadro clínico de dicha aseguradora médica, donde atendida por su ginecólogo, tras confirmar la rotura de la bolsa amniótica de la paciente,  decide estimular el parto, produciéndose el nacimiento de un niño de 2.700 gr. El parto se realizó mediante la utilización de fórceps. Tras el alumbramiento, el niño precisó reanimación con oxigeno y requirió intubación. Fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales. El informe de alta de dicha Unidad establece, entre otros, los diagnósticos de Lesión Medular Cervical Alta Central y Parálisis Frénica Bilateral.

La Sentencia considera que  tuvo lugar  una desafortunada  utilización del forceps, tanto  por su colocación como por la excesiva comprensión  sobre la cabeza del feto y condena, por los hechos anteriormente relatados, a la entidad aseguradora al pago de la cantidad de más de 900.000 euros, por las secuelas, días de estancia hospitalaria, perjuicio estético, daño moral, gran invalidez, invalidez absoluta y gastos de adecuación, teniendo en cuenta que el menor presenta en la actualidad afectación medular alta, con encefalopatía secundaria y afectación del nervio frénico.

Este abogado considera que se ha hecho justicia ante un caso de extrema gravedad, tanto por el sufrimiento causado al menor como a sus padres, ya que la madre ha tenido que dejar su trabajo para estar al cuidado de su hijo todo el día y además el niño precisará de cuidados toda su vida por no poderse valerse por sí mismo y todo porque el ginecólogo que atendió a la parturienta quiso acabar con el parto sin adoptar las medidas adecuadas.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies