Negligencias Médicas Valencia

Paciente indemnizada por demora de 6 meses en diagnóstico de cáncer de vejiga, pese a detectar sangre en la orina

pacientes-podran

Una enferma, de 68 años de edad acude a su médico de Familia al detectar sangre en la orina. El facultativo le solicitó una analítica y un sedimento y cultivo de orina. Dos meses después, como no presentaba mejoría, volvió al centro de salud con la misma sintomatología. El médico insistió en más análisis de sangre y de orina y que siguiera con el tratamiento de antibióticos. El primer análisis de orina dio el siguiente resultado: «cultivo normal y hematíes incontables».

Esta práctica se repitió durante los meses de mayo a noviembre de 2011 sin que en ninguna de las visitas al centro de salud la paciente fuera derivada al especialista o al hospital, pese a seguir con sangre en la orina.

Finalmente, la Administración sanitaria ha dictado una resolución en la que reconoce el derecho de una paciente a ser indemnizada por la demora de seis meses en el diagnóstico de cáncer de vejiga. La resolución admite que el médico de Familia actuó con mala praxis y censura que no la derivara al especialista con urgencia, tras comprobar que había indicios patológicos persistentes en el tiempo.

El resultado ha sido extirpación de varios órganos principales, puesto dado el avanzado estado del carcinoma, el único tratamiento posible fue realizar la extirpación pélvica total (vejiga, uretra, parte del uréter, ovarios, trompas, útero, cadena ganglionar y riñón izquierdo).

Sin molestarse en averiguar la causa

Consideramos inadmisible que una paciente sea atendida así por la sanidad pública. Que durante 6 meses esté echando sangre cuando orina y no se le hagan las pruebas necesarias y pertinentes para averiguar la causa de esa pérdida de sangre, cuando podía ser perfectamente un carcinoma, ni tampoco se la haya derivado a ninguna especialista pese a la gravedad de la patología, dice muy poco a favor de ese médico de familia que dejó pasar un tiempo precioso y en el que se podía haber evitado a la paciente de las secuelas que después tuvo por la desidia médica.

Es por ello que desde aquí siempre insistimos en que el paciente no puede dejar nunca en manos del médico (y menos cuando es uno solo) su salud. El paciente, como es el que sufre, sabe que tiene algo y no puede tolerar que se lo “quiten” de encima, sin antes darle un diagnóstico preciso y certero de su patología. Que el sangrado en la orina no es cualquier cosa. Esto para una persona normal y mucho más para un médico, que se conforma con ir visitando a la paciente durante meses sin derivarle al especialista. Lo dicho, inadmisible.

¿Te ha gustado el artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Otros artículos del blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso. Política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies